12-04-2024

¿CARRERAS DE TRAIL? CUESTIÓN DE AGENDA

Hace ya años que las carreras por montaña forman parte de la cultura festiva de muchos pueblos y ciudades en, por ejemplo, fiestas mayores. Por otro lado, tanto entes particulares como públicos han visto en las carreras una buena oportunidad para promocionar un territorio o ganarse la vida. Quien no encuentra una carrera a la que ir, es porque no quiere.

PARA DAR Y VENDER…

A pesar de que muchos insistan en conceptos como “burbuja”, “degradación” y otros términos vinculados a una visión apocalíptica del trail, la actividad de nuestro deporte goza de muy buena salud.

Una de las pruebas es una oferta de carreras extraordinariamente amplia y variada que ofrece a cualquiera la oportunidad de iniciarse o de dejarse las piernas por ahí cualquier fin de semana del año. Varias veces, además.

Pocos deportes ofrecen a sus participantes lo que el trail ofrece a sus acólitos, y eso nos lleva a un problema vinculado a la ausencia de un calendario global realmente útil y fiable. No es que no haya calendarios, pero todos se enfrentan, de entrada, a un problema común que es la falta de seriedad de muchos organizadores cuando se trata de promocionar su carrera actualizando la información de su web (si la hay) e informando a los canales pertinentes. En su descargo diremos también que esos “canales pertinentes” no son claros; son muchos, dispares y, a menudo, fruto de iniciativas bienintencionadas que se vienen abajo ante la magnitud de la tragedia que representa mantener la información de un calendario en condiciones.

Desde carreras grandes… (Salomon Ultra Pirineu)

La confección de un calendario es una tarea de titanes en la que hay que luchar a diario con webs que un mes antes de la carrera no están actualizadas, o con información importante “escondida” en algún rincón de la web – aunque parezca mentira la fecha de celebración no es un dato preminente en las webs de muchas carreras -, y no hablamos necesariamente de carreras modestas. Por otro lado, también hay que estar dispuesto a investigar y localizar esas carreras que, por la razón que sea, no se dan a conocer.

Hay muchos (¿Demasiados?) calendarios, pero muy pocos que ofrezcan información fiable, clara y útil. El de ultrescatalunya.com a cargo de Albert Torrent es una buena muestra (tal vez la mejor ahora mismo) de lo que debería ser un calendario (en este caso limitado al ámbito catalán).

… a carreras más selectivas (The Bandit)

Nos hemos servido de él básicamente para hacer una valoración de lo que el mundo del trail ofrece a quien quiera disfrutar de actividad colectiva, es decir, quiera ponerse un dorsal para participar en una carrera.

Hacer un cálculo exacto es difícil por varias razones. Una de ellas es que en un calendario son siempre todos los que están, pero nunca están todos los que son. Siempre faltarán carreras. Eso sin tener en cuenta que nos vemos obligados a trabajar sin un calendario fiable que cubra todo el ámbito estatal.

Con oficialidad federativa (Trail Costa Quebrada 2019)…

Los calendarios basan sus entradas en carreras, no en eventos, porque, al fin y al cabo, lo que le interesa al corredor es la carrera en base a su distancia y eso es lo que los calendarios reflejan. Y los números impresionan, a pesar de que varían mucho de un calendario a otro, dependiendo, suponemos, de como se alimenta: no es lo mismo que alguien se dedique a hacer “minería” a esperar que las propias carreras se apunten al calendario o, simplemente, a tenerlo abandonado.

… o sin la oficialidad de una federación (Rialp Matxicots 2019)

¿De dónde debería salir un buen calendario? ¿Tal vez de aquellos que, teniendo medios y desde la oficialidad – federaciones -, se llenan la boca con la promoción del deporte, pero sólo promocionan las actividades que se avienen a sus exigencias? Tal vez. En cualquier caso, la realidad es que un deporte como el trail, con una actividad frenética cada fin de semana, no dispone de un calendario global (o varios territoriales) fiable al que un corredor pueda recurrir no sólo para constatar la fecha de las carreras más conocidas, si no para descubrir nuevas posibilidades.

Pero la actividad en el mundo del trail, afortunadamente, no depende de que alguien la registre o no. El trail es un deporte que, aún hoy en día, está al límite de la hiperactividad (nada mal para una “moda”).

Como base para hacerse una idea de lo que el mundo del trail ofrece a sus aficionados, el calendario de Ultres Catalunya (ciñéndonos al más exhaustivo de todos) tiene registradas de enero a octubre en este momento 705 carreras (ojo: carreras, no eventos) sólo en Cataluña. Por no fijarnos en uno solo, el calendario de carreraspopularesgrancanaria.es registra 53 carreras de trail sólo en Gran Canaria, y Clubrunning.es puede encontrar hasta 1.293 carreras en todo el Estado Español. Son cantidades abrumadoras. Es obvio que habrá carreras mejor y peor organizadas, más bonitas y no tanto, más grandes y más discretas, con más o menos pretensiones… pero todas ofrecen la posibilidad de, al nivel que sea, ponerse un dorsal y disfrutar en colectividad de correr por la montaña. Incluso varias veces en un solo fin de semana (quien pueda), en una temporada sin un inicio y un final claros. ¿Qué deporte ofrece esto a sus aficionados?

Planteamientos originales a descubrir (Backyard Ultra)

Por otro lado, los números obligan a una reflexión ¿Es positiva esta oferta? ¿Es excesiva? Es obvio que algunas carreras perduran y otras no, que algunas evolucionan y otras no, que algunas pretenden hacerse un espacio entre las “grandes” (no necesariamente en tamaño) y otras no. Algunas carreras aparecerán y otras desaparecerán… Pero también es verdad que muchas poblaciones se han visto envueltas en el frenesí de organizar una carrera si o si, tenga sentido o no. Muchas recurren a la organización de algún tipo de evento deportivo durante sus festividades, y a menudo este evento se traduce en una carrera por el territorio. Cuando la excusa es festiva, la calidad de la carrera queda en segundo término: el objetivo es ofrecer una actividad agradable y divertida a los presentes. Pero, a veces, se plantea como una obligación la celebración de una carrera para “dar a conocer las excelencias del territorio” en territorios que, a veces y desde el máximo respeto, no tienen esas excelencias como para ir más allá de ese acto festivo.

No faltan oportunidades en el calendario para convivir con los colegas (Zegama)

Por otro lado, la dispersión de carreras reparte al personal por el territorio, algo que, como todo, tiene aspectos positivos y no tan positivos (¿Es mejor tener a 1.000 personas concentradas en un punto? ¿O a 100 en 10 puntos?). Lo que si está claro es que el exceso de oferta pone las cosas difíciles a los que, haciéndolo bien (siempre partimos de esa base) necesitan unos mínimos para sobrevivir: el pastel es el que es y las porciones se empequeñecen.

Más allá de esta aparente buena salud, el trail tiene (y tendrá) sus propios problemas como toda actividad humana, desde la relación con el entorno, a la relación con ciertas administraciones públicas o la honestidad de ciertos atletas o incluso organizaciones, pero no nos engañemos, eso forma parte de nuestra naturaleza y, aunque no hay que quedarse de brazos cruzados, tampoco es necesario (ni útil) hacer demasiados aspavientos cuando se afronta un problema. Una vez más, se trata sólo de correr.

Texto y fotografías: Quim Farrero

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies