09-08-2020
Inicio / Actualidad / CARROS DE FOC: EL «QUÉ» Y EL «CÓMO»

CARROS DE FOC: EL «QUÉ» Y EL «CÓMO»

El récord de Carros de Foc

El “Qué” y el “Cómo”

En la actual situación de pandemia, la imposibilidad de celebrar la mayor parte de las carreras programadas, genera la necesidad de buscar la motivación personal de alguna manera. Nada nuevo.

Propuestas solidarias, carreras virtuales y demás opciones, conviven con la idea de mejorar el tiempo establecido para un determinado recorrido: batir un récord.

Hace unos días, Andreu Simón mejoraba el tiempo del popular recorrido pirenaico “Carros de Foc”. Una actividad remarcable por la que hay que felicitar a un excelente corredor de solvencia contrastada. Sólo faltaría.

Lo que nos hace reflexionar no es el “Qué”, el concepto récord (AKA FKT),  si no el “Cómo”.

Correr por montaña es una actividad con ciertos condicionantes vinculados al entorno y a la filosofía de los deportes de montaña. Y ahí es cuando entra el “Cómo”.

Si analizamos la actividad, se ha batido un récord establecido hace once años por un corredor, Txus Romon, que se enfrentó a él en solitario, previo reconocimiento del recorrido y sin ningún tipo de soporte. Ninguno.

Han pasado once años, el material ha evolucionado, los conocimientos sobre preparación física también. Además se ha corrido con acompañantes, lo cual en terreno de montaña implica no sólo poder mantener un ritmo más alto, si no, mucho más importante, minimizar la posibilidad de perderse. Ha habido animadores, guardas esperando la llegada para sellar lo más deprisa posible… ¡Y con todo esto nos hemos comido 5 minutos! Once años después de Txus y diez desde que otro grande, Iker Karrera, en las mismas condiciones que Romon, se acercara a cinco minutos de ese récord.

Podemos hablar de condiciones de calor o de lo que sea, pero la montaña es eso: condiciones.

La elección del momento es uno de los factores clave, y eso no invalida considerar el «Cómo».

Es obvio que el “Qué” se ha conseguido, aunque haya sido lejos de “pulverizar” o “destrozar” el anterior tiempo (tal como algunos medios publicaban). Y no seremos nosotros, repito, quienes infravaloremos la actividad de Andreu, fuera del alcance de la inmensa mayoría de mortales.

Pero pensamos que hay que ser honestos: un tiempo se puede valorar cuando las condiciones que están bajo nuestro control se ciñen razonablemente a las de la actividad anterior.

Ahora mismo, establecer un nuevo récord en un recorrido, es una de las pocas opciones que las marcas tienen para darse visibilidad a través de sus patrocinados, pero, a pesar de todo y por el bien del correr por la montaña, estaría bien considerar un concepto, el “Cómo”, que es el que marca realmente la diferencia.

Es sólo una reflexión.

Texto y fotografías: Quim Farrero / Revista TRAIL

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies