04-03-2024

CSP / MiM 2023: AQUÍ NO HA PASADO NADA

 Si alguien tiene derecho a figurar entre las grandes del calendario, esa es la MiM (Marató i Mitja), junto con su hermana pequeña -aunque más alta- la CSP (Castelló Penyagolosa). Veinticinco ediciones para la MiM. Una cifra nada desdeñable para una prueba de un deporte que algunos insisten aún en definir como “moda” y que, en Castellón, despierta auténtica pasión.

“NO HAY MUCHO NIVEL, ¿NO?”

Hoy Sant Joan de Penyagolosa, así como todo el trayecto recorrido por los participantes de las dos pruebas -CSP y MiM- ha amanecido, como siempre, sin rastro de lo acontecido. Sin ninguna afectación a un entorno cuya fragilidad es responsabilidad de todos y que conservará su belleza y su diversidad en la medida en que, como siempre se ha venido haciendo, los que lo disfrutamos sigamos cuidándolo.

Una vez más, el mundo del trail ha podido disfrutar de una prueba que muchos, medio en broma medio en serio, califican incluso de “religión”. Un evento que, desde hace ya dos décadas y media, despierta pasión entre la población de Castellón aficionada al deporte, corredores o no y de todas las edades. Una prueba eminentemente popular en la que, a pesar de todo, el factor deportivo, los ritmos, rivalidades y tiempos están en el centro del huracán y que, a menudo, ofrece un espectáculo deportivo de primer orden. Por eso son curiosos esos comentarios – que no solo se oyen aquí – que a menudo ponen en duda el supuesto nivel del plantel de corredores punteros de una carrera, a pesar de la insistencia de medios y organización por difundir el potencial de los élite.

Ben Dhiman, marcando el ritmo desde el inicio de la carrera (CSP)

Durante todo el viernes, no pocas veces se oyó en la feria de la Plaça de les Aules alguna versión de esta observación –“No hay mucho nivel, ¿No?”- sea porque el personal da más importancia a los nombres anunciados que finalmente son baja o porque, simplemente, no les suenan los nombres de los corredores de élite previstos en carrera si no se trata de los más populares. Probablemente se confunde “élite” con “estrella”.

Y, mira por dónde, en esta edición en la que “no había mucho nivel”, se han batido limpiamente tres récords, uno de ellos con doce años de antigüedad: los masculinos de la CSP y la MiM y el femenino de la CSP. Nada mal para “el poco nivel que había”. Pero, sobre todo, se ha podido disfrutar de unas carreras impresionantes.

José Ángel Fernández abandonando Xodos directo a la gloria (MiM)

Hace ya unos cuantos años, el legendario Marco Olmo, tras ganar por segunda vez un UTMB, con casi sesenta años, y por delante de una armada de jóvenes estrellas estadounidenses que aterrizaron en Chamonix con muchos humos asegurando que se iban a comer la carrera “con patatas”, dijo en la rueda de prensa “No hables nunca de una carrera antes de haberla corrido”. Han pasado casi quince años para que, por fin, un joven yanqui, con la dosis arrogancia pertinente, cumpliera con su palabra dada antes de la carrera. Un nombre poco conocido, Ben Dhiman, pero a todas vistas solvente, lideró una carrera, la CSP, a un ritmo infernal que lo llevó a meta en un tiempo que mejoró el espectacular tiempo de Hannes Namberger en 2022 (otra edición memorable) en catorce minutos, veinte por delante de su seguidor, Noel Yannick, que se quedó a sólo cinco del tiempo de Namberger.

Mercedes Pila, otra corredora que se siente cómoda en Castellón.

En mujeres, Mercedes Pila, una corredora con un sólido historial en el evento castellonense (ganadora en 2016 y segunda en 2017), se impuso con autoridad rebajando de forma espectacular, el récord de la prueba establecido el año pasado por Elisabeth Ríos (13h56:19 la primera mujer que bajaba de las 14 horas) y dejándolo en un impresionante crono de 13h12:02.

Por lo que respecta a la falta de nivel de la MiM, esta vez el tiempo marcado por Vicente Calvo en 2011 (5h13:47) fue, por fin, superado por un espectacular José Ángel Fernández que dominó la carrera de cabo a rabo sin nadie que le tosiera hasta entrar en meta en 5h12:54.

Una relajada Gema Arenas a su paso por Les Useres (MiM)

Y, finalmente, las mujeres de la MiM vieron como una incombustible Gema Arenas se hacía, una vez más, con la victoria en una carrera que siempre se le ha dado bien en cualquiera de las dos modalidades: 2 victorias en la MiM y 2 en la CSP, más dos segundos puestos y una cuarta posición en el mundial de 2018. Siguiendo la tradición, Gema Arenas entró en meta en 6h20:25 marcando su mejor tiempo en la prueba.

En resumen, un gran fin de semana, con tiempo clemente hasta el sábado por la tarde en el que un intenso chaparrón en la zona amenizó el día a los que aún estaban en carrera, dos pruebas espectaculares en lo deportivo y que mantuvieron viva, una vez más, la pasión local por este deporte, como no, con la ayuda de una extraordinaria emisión en directo del evento.

Y la esencia del fin de semana: una buena experiencia siempre compartida.

Y el territorio sigue ahí, con poblaciones contentas con el movimiento de visitantes generado por el evento, participantes felices con su experiencia personal y colectiva y un territorio natural, el de la carrera, en el mismo estado (o mejor) que antes de haberse celebrado el evento. Aquí no ha pasado nada.

CLASIFICACIONES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Texto y fotografías: Quim Farrero

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies