21-10-2021

El jordano Al Aqra acaba con 15 años de dominio marroquí en el MDS

MDS 2012

El nuevo campeón se impuso a los locales Ahansal y El Akad, mientras que el triunfo femenino fue para la francesa Laurence Klein

post-image

La 27ª Sultan Marathon des Sables ha finalizado el sábado con la disputa de la sexta y última etapa, de 15,5 kilómetros, en el marco majestuoso de las dunas de Merzouga. Al final, de los 797 corredores que partieron el primer día, el total de retirados ha sido de 57 (tres en esta última etapa) y el número de los que han llegado a meta, de 740. Como se esperaba, no hubo cambios significativos en las clasificaciones generales. En la masculina, el jordano Salameh Al Aqra, de 41 años, ha logrado por fin imponerse en una MDS. Había estado en el Top-3 de las cuatro últimas ediciones y esta vez ha logrado ganar a su gran rival, el marroquí Rachid El Morabity, que se vio obligado a retirarse al final de la etapa más larga (81,5 km) a causa de una lesión. Hasta ese momento, El Morabity había controlado la carrera y era el claro favorito al triunfo final antes de tener que abandonar. Con el triunfo del jordano con un tiempo de 19h 59m se pone fin a 15 años de dominio absoluto marroquí en la Marathon des Sables. Mohamad Ahansal, cuatro veces ganador de la MDS, ha acabado segundo con 20h 20m y tercero ha sido el también marroquí El Akad con 21h 38m. Destacar al portugués Carlos Sa que ha sido cuarto con 21h 44m.

En la competición femenina, la francesa Laurence Klein con 26h 15m se proclamó campeona después de haber finalizado tercera en las ediciones de 2007 y 2011. El segundo lugar en el podio ha sido para la marroquí Jalid Meryem con 27h 35m, ganadora de dos etapas, incluyendo la de las dunas, en la que ha sido su primera participación en la MDS. Otra francesa, Karine Baillet, una especialista en raids (ganadora del mítico Gauloise) quedó en tercer lugar con 27h 46m, en la que ha sido también su primera incursión en una MDS.

Los competidores que tomaron la salida en esta última etapa, entre Merdani y Merzouga, nunca olvidarán las últimas horas de su aventura en el Sahara. Para el último capítulo, un gran escenario: las dunas de Merzouga, las más altas en Marruecos. En la línea de meta, muchas lágrimas, gritos y cansancio en los rostros de los corredores después de 6 días de esfuerzo, a veces en condiciones difíciles. Como resumió uno de los participantes, esta carrera «es como la ONU». Los participantes provenían de 44 países (un récord), compartiendo el mismo objetivo y el mismo sueño. Durante una semana, y más de 246,5 km por las provincias de Errachidia y Tinghrir, han vivido una gesta que recordarán toda su vida.

Declaraciones
Salameh Al Aqra (1º clasificado hombres): «Es un orgullo para mí. Había estado esperando este momento durante mucho tiempo. Estoy muy feliz ».
Mohamad Ahansal (2º clasificado hombres) : «Es la 14 ª vez que acabo entre los tres primeros. Espero seguir hasta llegar a las 30 ».
Carlos Sá (4º clasificado hombres): «No me lo esperaba. Nunca pensé que estaría el 4º. Hubiera estado suficientemente contento con acabar entre el Top-10 ».
Laurence Klein (1ª clasificada mujeres): «Me alegro de que haya terminado. He tenido algunos momentos difíciles. Tanto más cuanto que mi compañera Damin se lesionó ayer, en la víspera de la etapa final. Estoy entrado en años: ahora tengo 43 y mis rivales son mucho más jóvenes ».
Meryem Khali (2ª clasificada mujeres) : «Dos victorias parciales en mi primera participación, es simplemente genial. Espero ganar el año que viene ».
Karine Baillet (3ª clasificada mujeres) : «Esta es una carrera extraordinaria, simplemente mágica. Espero volver el año que viene»
Patrick Bauer (director de la carrera): «Estoy muy satisfecho. A pesar de los caprichos del tiempo, la caravana siguió su camino. Tengo un recuerdo especial para aquellos que tuvieron que retirarse. Una vez más, hemos vivido muchos ejemplos de solidaridad y de todo tipo de valores humanos»

Una prueba ecológica
En la línea de meta, todos se alegraron de haber podido llegar al final de esta hazaña. Durante una semana, más de 800 corredores y cerca de 400 miembros de la organización han caminado, corrido o conducido (los no atletas) a través del desierto de Marruecos. Sin embargo, su presencia en los seis vivacs o en la propia carrera no ha dejado huellas malsanas, ni siquiera de contaminación. «La Tierra no nos pertenece», ha dicho Patrick Bauer, director de la carrera. «Es muy importante para nosotros borrar todos los rastros de nuestro paso. Y esto se lleva a cabo de muchas maneras. Cada botella de agua dada a un competidor lleva su número, tanto en la tapa como en la botella. Si nos encontramos una por ahí, hay una sanción. También se han repartido ceniceros de bolsillo para el personal: no queremos que una colilla se quede en las dunas. Desde hace varios años, disponemos de un camión incinerador para la caravana, con el fin de quemar todos los residuos ».

El equipo de medio ambiente de la Marathon des Sables cuenta con diez miembros. «Tenemos que salir de cada sitio como lo encontró », explica Jean Morad, que ha lleva 12 ediciones a sus espaldas y que es responsable, entre otras cosas, de la protección del medio ambiente. «En mi vida cotidiana, trabajo en la industria del turismo. Me gustan los espacios abiertos y tengo que dejarlos intactos para las generaciones venideras. Por respeto a la Tierra y por nuestra tierra. De todas las competiciones organizadas en Marruecos, la MDS es de lejos la más ejemplar». Además del cuidado del medio ambiente, la organización protagoniza muchos programas de ayuda locales, incluidos pozos y bombas de agua, así como iniciativas deportivas.

Fuente: Toti Rosselló

INFORMACIÓN RELACIONADA

27 ed. Marathon des Sables

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies