20-10-2021

El Sahara Marathon calienta motores

Sahara

El Sahara Marathon no es una carrera más en el desierto. Desde la primera edición, en 2001, es una acción de denuncia y de solidaridad «a la carrera»

post-image

Quienes han participado en el Sahara Marathon hablan de una experiencia inolvidable. Sin embargo todos desean que no vuelva a celebrarse jamás. Eso significará que los Campamentos de Refugiados Saharauis han sido desmantelados y que el pueblo saharaui ha recuperado su legítima tierra y su libertad. Hasta que ese día llegue, voluntarios y corredores internacionales siguen apoyando con su presencia el proyecto solidario del Sahara Marathon.

Solidaridad a la carrera. El Sahara Marathon no es una carrera más en el desierto. Desde la primera edición, en 2001, es una acción de denuncia y de solidaridad «a la carrera», en la que se comparten experiencias con quienes poco tienen y todo lo dan. Los refugiados saharauis aseguran que en el «maratón» de la vida «resistir es vencer». Lo saben bien porque la perseverancia les ha hecho fuertes y tolerantes en la carrera de fondo que les ha tocado vivir… De la comunidad internacional depende que su incansable lucha no caiga en el olvido. ¡Nuestra voz es su esperanza!

Así de claro se manifestó Martín Fiz tras correr en los campamentos de refugiados saharauis: «Hay que correr el Sahara Marathon porque el deporte también es una manera de manifestarse contra la injusticia y en defensa de los más desfavorecidos. Porque es una forma de apoyar a los miles de refugiados saharauis huidos de la guerra y desplazados a inhumanos campamentos en pleno desierto. Porque debemos intentar que el mundo no se olvide del Pueblo Saharaui y así logre la justicia que merece después de tantos años de dura espera».

Más campeonísimos como Abel Antón e Iván Helguera (también corrieron en los campamentos), Chema Martínez, Jesús España o Fabián Roncero han contribuido con su imagen al principal objetivo de este maratón: recordar a los medios de comunicación y a la sociedad que el pueblo saharaui continúa privado de su tierra y de Derechos Humanos… situación que soportan hace 37 años.

Separados de su tierra por un muro militarizado, cerca de 180.000 saharauis malviven exiliados en mitad del desierto argelino, muchos de ellos aún guardan su DNI español. Recordemos que el Sahara Occidental fue provincia de España hasta que abandonó a la colonia a su suerte en 1976, situación que aprovecharon Marruecos y Mauritana (posteriormente se retiró) para ocupar ilegalmente (así lo dice la ONU) el territorio.

Participar en el Sahara Marathon es dejar tu huella en el desierto. Como todos los años, los recursos obtenidos son destinados a proyectos de ayuda humanitaria en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia). Las zancadas en mitad de la arena se transforman en pistas deportivas, planes de formación, escuelas de deporte, centros juveniles y entrega de medicamentos y material escolar en hospitales y colegios. También son enviadas caravanas por tierra con mercancías de primera necesidad y equipamiento deportivo aportado por empresas, instituciones y particulares.

En paralelo a los proyectos de la propia organización, en los últimos años algunos grupos de corredores han emprendido modestas iniciativas personales con planes de ayudas a discapacitados, apoyo a la escuela de niños ciegos, de formación deportiva para mujeres, programas de cirugía oftalmológica.

Desde luego el Sahara Marathon es más que una prueba deportiva, sobre todo es una experiencia intercultural, solidaria y emocional, única. Más de 400 corredores de 18 nacionalidades participaron el año pasado. Si tú también quieres formar parte de esta acción deportiva, social y humanitaria tienes hasta el 16 de enero para enrolarte.

Fuente: Miguel Caselles. Fotos: Carrascosa – Darío Rodríguez – Diego Muñoz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies