30-05-2024

ENTREVISTA: GEMMA ARENAS

Gemma Arenas (Ciudad Real, 1979) es, ante todo, simpática. Un pequeño torbellino de sonrisas y actividad. Y, además, está indudablemente en la lista de las mejores corredoras que ha dado este país. A pesar de haber empezado a correr tarde (a los 28 años) y de haberse iniciado en la montaña aún más tarde (35 años), rompiendo todos los esquemas vinculados a una edad que – cada vez hay más ejemplos – no es necesariamente una sentencia a la hora de rendir en un plano deportivo. La que sobre el papel y para muchos sería una mujer cerca de la madurez, es una corredora efectiva, resistente e incombustible, capaz de comer kilómetros y desnivel sin perder la sonrisa (eso siempre). Un ejemplo a seguir.

“No hay una edad límite”

¿Cuándo empieza tu carrera como corredora de montaña?

Empecé con el atletismo (diez mil, media maratón y maratón) tarde, con veintiocho años, a raíz de acompañar a Agustín, mi pareja, a una media. Me gustó el ambiente. Hasta entonces no hacía nada. Aún ahora, de tanto en tanto, hago alguna media porque lo disfruto y me da ritmo para la montaña. En aquel entonces no sabía ni de la existencia de las carreras por montaña – aquí no hay apenas montaña y no había carreras – y en 2013, estando yo embarazada, Agustín fue a los 101 de Ronda, en modalidad duatlón. Vi que también había una modalidad corriendo y me propuse, al año siguiente hacerlo yo, y así lo hice. Al año siguiente – mi hija tenía ya ocho meses – sin haber corrido nunca tanta distancia y sin haber corrido por montaña, hice los 101 de Ronda… ¡Y gané! Y a partir de ahí empezó todo; empezamos a buscar información y descubrimos todo un mundo de carreras por montaña. En 2015 me apunte a la Copa de carreras en línea de la FEDME y así empezó todo. Hasta hoy.

Una entrada por la puerta grande…

Yo había hecho anteriormente unas diez maratones de asfalto, pero nunca había ido más allá de esa distancia, y menos fuera de asfalto. Cuando terminaba una maratón, no tenía la sensación de acabar rota o de estar hecha polvo al día siguiente. Ese mismo día estaba en condiciones de hacer vida normal, mi musculatura es bastante agradecida desde ese punto de vista. Ahora, en general, me atrevo con todo, pero donde mejor me defiendo es en los ultras, de 60 para arriba de preferencia. También voy a carreras más cortas, pero soy consciente de que la gente más joven es más rápida que yo y me cuesta mucho seguir esos ritmos.

¿Sigues practicando atletismo o corriendo en asfalto?

Aquí en Almagro no hay pista, cuando salgo a correr todo es camino bueno y llano o asfalto. Cuando alarga el día busco senderos, pero en invierno tengo que correr por las afueras del pueblo; me salen unos catorce kilómetros rodeándolo. Y los fines de semana aprovechamos para desplazarnos y competir o entrenar en otro sitio.

A pesar de ser veterana, tus resultados siguen siendo muy buenos…

A veces sufro, pero eso va por dentro. Mientras el cuerpo recupere bien y tenga ilusión por hacerlo, ahí estaré. Y luego seguiré como empecé, a nivel popular y a disfrutar de correr porque me encanta. De momento sólo se que los años pasan y, a pesar de que es complicado estar ahí año tras año y sin lesiones, vamos tirando. De momento me va bien, no hay truco: creo que tan importante es el entrenamiento como el descanso.

Descubriste la montaña junto con tu pareja…

Agustín viene del mundo del ciclismo, desde niño. Cuando llegó a juvenil tuvo que decidir y se decantó por los estudios, aunque la bici se le daba bastante bien. Descubrimos esto juntos y siempre hemos ido a la par. Al inicio a Agustín no le interesaba demasiad competir y nos movíamos al mismo ritmo, aunque hace ya unos años que no puedo seguirlo. Ahora mismo es mi entrenador y entrena conmigo, con lo que va viendo cómo voy y va adaptando la preparación en función de cómo me ve. Está muy bien porque podemos viajar e ir juntos a muchas carreras, pero eso es porque con los niños tenemos un gran soporte de nuestras familias. Ahora ya son un poco mayores y pueden quedarse ratos solos, pero hasta ahora ha habido que estar muy pendientes de ellos mientras entrenábamos o competíamos, y ahí la ayuda de los abuelos, de los dos lados, ha sido vital. Creo que hacer lo que hemos hecho los dos a la vez, sin ayuda, no hubiera sido posible. Si no hubiéramos tenido ayuda, nos hubiéramos tenido que ir turnando.

¿Cómo gestionas tu tiempo para entrenar y competir?

Yo trabajo desde los dieciocho años en una empresa de transformadores aquí en Almagro. Desde que tuve a las niñas, trabajo media jornada pero la tengo compactada, eso quiere decir que trabajo medio mes y tengo medio libre, más o menos. Eso me permite plantearme, durante medio mes, los entrenamientos y desplazamientos más relajada. Pero no dejo de hacer cosas mientras trabajo: mañana por ejemplo trabajo y cuando salga cogeremos el coche y nos iremos para Castellón, como muchos otros. Pero luego, los días que no trabajo, tengo mucha libertad. Digamos que, durante medio mes hago vida como todo el mundo y el otro medio no.

¿Hasta dónde dará el tema?

No lo se. Pienso que no hay una edad límite. Cuando el cuerpo empiece a no recuperar bien, o termine agotadísima o pierda la ilusión, esos nervios, esas ganas que tengo, aguantaré. Creo que tengo seguros dos o tres años más. A ver. En cualquier caso, en los ultras, que son mi terreno, no hay muchas chicas jóvenes que aprieten por detrás, la mayor parte de las que estamos activas tenemos más de 35 años. Creo que la gente joven opta por distancias más cortas, pero no estaría mal que probasen, de entrada, con ultras cortos. De hecho, como corredora joven de alto nivel en ultras sólo se me ocurre Clàudia Tremps. En mi caso, como empecé con la montaña ya mayor, con 35 años, aunque haya hecho de todo, de siempre me ha ido mejor con las opciones menos rápidas y más largas. Despacio y kilómetros es lo que me va.

Empiezas en montaña sin ninguna experiencia ¿Te has sentido incómoda alguna vez en la montaña?

No lo he pensado nunca. Si que a veces cuando llevas muchas horas piensas “¿Quién me mandaría a mí meterme en esto?” pero no por el entorno, si no por el cansancio, aunque en cualquier momento se vuelve a girar la tortilla y me veo otra vez corriendo como una loca.

¿Cómo te ha ido el tema patrocinios?

Al principio estuve con Dynafit. Ellos se pusieron en contacto conmigo al tiempo que Sports HG, mi actual patrocinador. Pero en ese momento era muy novata, sabía poco y Dynafit era una marca más conocida. Estuve con ellos tres de años y finalmente cambié a Sports HG. Y hasta ahora. Y muy contenta.

Hay ciertas carreras que se te dan especialmente bien…

Si. Por ejemplo las de Castellón (CSP y MiM) me gustan mucho. Siempre se me ha dado bien gestionarlas. Se corre bastante y las tengo bastante medidas. Siempre que el calendario me lo permite voy. Además, nos tratan muy bien.

¿Cuántas carreras corres al año?

He hecho hasta unas veintidós o veintitrés carreras, pero el año pasado ya fue algo más tranquilo, creo que hice unas doce. Lo tengo por ahí apuntado. Este año llevo ya una cuantas… Decido dónde voy según objetivos. Me propongo algo y voy subiendo distancia hasta que llego a ese objetivo. Ahora estoy trabajando para el mundial en junio.

Cuando entrenas con Agustín ¿Os picáis entre vosotros?

Él siempre me aprieta… Y a veces no le hago ni caso. Suerte que nuestros piques se quedan ahí y no entran en casa (risas)

¿Qué carrera te gustaría hacer?

Muchas. Pero hay que combinarlo con trabajo y familia. La Western States, que es una carrera muy de correr, me gustaría mucho, pero suele caer en fechas que me lo ponen muy difícil por el trabajo. Tal vez algún día.

¿Y un recuerdo?

El pasado mundial en Tailandia fue alucinante. Yo no pensé que gestionaría tan bien la carrera con esa humedad. Hice en décima posición la primera subida, pero luego me encontré súper bien y, a pesar de sufrir, la disfruté muchísimo. Otra carrera que, para mí, es fuente de buenos recuerdos es Salomon Ultra Pirineu. Siempre que puedo voy. Es una carrera que tiene de todo. No tengo realmente malos recuerdos (casi siempre que tengo que abandonar es por problemas estomacales) pero si que hay una carrera que no disfruté por un tema personal, porque fui al poco de fallecer mi padre. Fue en la Buff Epic cuando fue campeonato FEDME. Es una carrera dura y lo pasé mal porque no tenía la cabeza en condiciones, a pesar de que acabé. En cualquier caso de ese tipo de recuerdos tengo muy pocos.

Con un palmarés como el tuyo, que incluye mundiales ¿Cómo valoras el reconocimiento que se da aquí a este deporte?

Nuestro deporte es así. Y gracias que ahora con las retransmisiones en directo se está visualizando mucho más, la gente lo ve más. Aquí en Almagro cuando me ven por la tele alucinan. Creo que es un deporte poco valorado. Y nosotros somos la primera generación a la que se hace un poco de caso, ojalá acabe siendo un deporte olímpico.

¿Cómo decides a qué carrera vas?

A mí me es muy difícil seguir un circuito porque a algunas no puedo ir. Decido en base a lo que me apetece o a las que me gustan, o que no me obligan a desplazarme demasiados días o demasiado lejos.

¿Te gustaría ser profesional?

¿Cuántos viven de esto? Muy pocos. No sé cómo lo llevaría, pero no creo que me gustara vivir de esto. Además, yo ya tengo cuarenta y cuatro años y si dejo mi trabajo ¿Luego qué? ¿Qué me queda en la élite? ¿Dos? ¿Tres años? Ahora simplemente estoy ahorrando un poquito para disfrutar luego. Vivir de esto es complicado y, al final, a muchos les puede la presión. Creo que tiene que llegar a quemar. No me gustaría.

En este deporte, cuando alguien suele ganar se espera que gane siempre…

Yo no me frustro por eso. Me sabe mal no hacerlo bien, pero me interesan las sensaciones con que me quedo, y si alguien lo hace mejor que yo, pues bien. Hay gente que si no le salen las cosas como quería, abandonan ¿Por qué? No se puede ganar siempre. Además, pueden pasar muchas cosas; yo he tenido mucha suerte y en muchos años no he tenido lesiones, pero…  

Un libro:  Ojalá fuera cierto de Marc Levy
Una película: Leyendas de pasión de Edward Zwick
Música: Variado de los ’80 y ’90

Texto y fotografías: Quim Farrero

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies