28-09-2022

MUJERES, HOMBRES Y TRAIL: UNA REFLEXIÓN

¿Es el trail un deporte igualitario? ¿Se margina a la mujer en el trail? Tras muchos años viendo el espectáculo desde todos sus ángulos, dentro y fuera, nos gustaría hacer alguna reflexión al respecto. Vamos allá.

TRAIL ¿IGUALITARIO?

Como en todo en la vida, hay opiniones para todos los gustos, pero los hechos son hechos y, honestamente, creemos que demuestran que la desigualdad no es un problema en el mundo del trail, y eso es una opinión corroborada por la práctica totalidad de corredoras con las que Revista TRAIL ha hablado a lo largo de toda su existencia y cuyas opiniones hemos publicado muchas veces tanto en entrevistas como en artículos.

Eso no quiere decir que el trail no se vea afectado por una dinámica social con mucho aún por mejorar (y que ha mejorado mucho) que a menudo pone trabas a las mujeres por el simple hecho de serlo ¿Por qué hay menos mujeres de las que debería en las pruebas de trail? Pues porque aún impera una dinámica social que hace que a muchas les sea difícil disponer de tiempo para entrenar y participar en carreras. Pero ¿Es eso un problema del trail? No, es un problema social (grave) del que el trail – como otros deportes y profesiones – paga las consecuencias. Ninguna carrera pone impedimentos a las mujeres para participar en ellas. Ninguna. De hecho el trail, por ejemplo, es un deporte pionero en la igualdad de premios, entre otras cosas porque siendo un deporte eminentemente popular, los pocos organizadores reticentes a poner al día algo tan evidente, han tenido que ir cediendo a la presión de la opinión pública afectada (sus clientes, al fin y al cabo).

Es obvio que nunca faltará en una carrera el acomplejado que lleva mal que lo adelante una mujer, pero eso, más allá de ser una anécdota, no deja de ser irrelevante; la mayoría de corredores tiene ya asumido el potencial físico de cualquier rival, sea hombre o mujer, pero también hay que decir que una carrera es una competición, y muchos corredores y corredoras así lo viven, con lo cual tampoco hay nada anormal en que, ante la posibilidad de ser sobrepasado, un participante intente aumentar su ritmo, prescindiendo de quién sea el que se proponga adelantar.

Un referente del trail femenino: Oihana Kortazar. Y, por suerte, no es una excepción.

Otro tema a veces polémico es el seguimiento que las organizaciones, en sus plataformas de streaming, hacen de los corredores de élite. Como ejemplo el pasado UTMB, en el que se generó una cierta polémica cuando la organización hizo público que seguiría a los 10 primeros hombres, pero sólo a las 5 primeras mujeres, en su retransmisión en directo. Si nos atenemos a proporcionalidad, 10 hombres de 2.383 participantes masculinos es un 0,41%, y 5 mujeres de 244 participantes femeninas es un 2,04% ¿Hay realmente motivo para la queja? No en este caso. Eso sin olvidar que el streaming es una cuestión basada en el espectáculo y “lo interesante” está en el grupo de cabeza sea quien sea quien lo compone y que, por cuestiones de proporcionalidad ese grupo no es cuantitativamente lo mismo en una categoría que en la otra. Teniendo en cuenta además que, para los equipos de streaming, es mucho más sencillo seguir a un grupo de corredores destacados en cabeza que a una corredora que, aunque vaya en cabeza de su categoría – y sin restarle ningún mérito – se confunde habitualmente en un pelotón. El problema aumenta cuando hay que localizarla desde medios aéreos. Y a pesar de todo, naturalmente, se hace. Cuando una mujer lidera una carrera, se le da, como mínimo, el mismo tratamiento que a cualquiera; de hecho, con que se sitúe en una posición privilegiada de la general (digamos un Top 10) en el mundo del trail eso se celebra, de forma unánime, como si fuera una victoria (Rory Bosio 2013 UTMB por poner un ejemplo). Pero a nivel deportivo hay una cosa clara: una carrera la gana una sola persona, sea hombre o mujer.

Rory Bossio entrando en meta del UTMB en 2013.

Y luego están “los medios”, englobe lo que englobe esa expresión. A menudo se hace referencia (¿Se increpa?) a esos “medios” porque se “ningunea” a las mujeres. Sólo una observación: cuando eso ocurre nadie dice este medio y este otro no han hablado del resultado de las mujeres en una carrera, nunca. Siempre es un genérico que, al fin y al cabo, es como no decir nada, del tipo “los medios lo han vuelto a hacer…”. Tanto desde Revista TRAIL como desde el resto de medios especializados (no respondemos por los generalistas) con los que convivimos – y tengan la línea editorial que tengan – nunca que sepamos se ha “ninguneado” a ninguna mujer en ninguna carrera, obviamente salvo error u omisión (somos humanos). Y a quien pueda pensar que esos “errores” no se producen con los hombres, le contaremos una anécdota: en el año 2008, con la primera victoria de Kilian Jornet en el UTMB, con la euforia ninguneamos a un gran corredor – un error que quien firma este artículo asume, en primera persona, como un olvido que siempre cargará a sus espaldas – Txus Romon que se metió en un meritorio Top 10 (5º). Nadie es perfecto, y los errores no saben de sexo o de género. Y es que, guste o no, cualquier corredor o corredora que coincida en una carrera con Kilian Jornet, sea UTMB, Ultra Pirineu, Zegama o la que sea, siempre se verá relegado a un segundo término. Es así.

Y todo esto teniendo muy claro que queda aún mucho trabajo por hacer a nivel social, pero que tal vez es mejor orientar las energías allá donde sean realmente necesarias, sin por ello bajar la guardia.

 

Texto y Fotografías: Quim Farrero

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies