10-12-2022

OMAN DESERT MARATHON 2023: DETALLES ESTRATÉGICOS

Correr por el desierto en autosuficiencia no es correr y ya está… a las necesidades de la autosuficiencia deberemos sumar las del desierto, de forma que, por muy buena que sea nuestra forma física, nuestro proyecto se puede ir al traste si no cuidamos ciertos detalles logísticos.

CORRER EN EL DESIERTO:
MATERIAL Y ESTRATEGIA

Correr por el desierto tiene sus particularidades. Una carrera como Oman Desert Marathon (21 a 24 de enero de 2023) en la que, además, deberemos ser autosuficientes durante varios días,  implica un material y una logística muy específicos.

Más allá de correr – ahí todos sabemos lo que necesitamos – y pensar en qué necesitamos durante la actividad, habrá que pensar en subsistir, es decir, deberemos tener en cuenta que tanto la alimentación como el descanso dependen de nuestras capacidades logísticas. Necesitaremos material que habitualmente no usamos en carrera y, sobretodo, deberemos cargar con él de principio a fin.

El líquido visible y a mano.

Lo primero será decidir una forma de transporte que nos permita correr con el mínimo de molestias, en la que podamos meter todo lo que necesitamos y que, además, no implique un volumen excesivo. Existen modelos de mochila específicos para este tipo de carreras que nos pueden dar una idea de hacia dónde debe ir nuestra decisión. En cualquier caso, atención a la capacidad: más no va a ser menos. Si nuestra mochila es grande, acabaremos cargando más de lo que deberíamos.  Unos 20 o 25 litros deberían bastar para meter dentro todo lo necesario, considerando que el líquido será transportado en el exterior, habitualmente en el frontal de los tirantes para tenerlo a mano y mejor en dos recipientes más pequeños que en uno grande. Asimismo, evitar los sistemas tipo bolsa de hidratación: son más difíciles de llenar, no controlamos cuanto líquido tenemos y el que está en el tubo puede llegar a calentarse mucho.

Si somos hábiles, podremos cocinar con recursos naturales

¿Qué material no podemos olvidar en una carrera como Oman Desert Marathon? En primer lugar, hay que pensar en el descanso. Un saco de dormir ligero y algún tipo de aislante serán imprescindibles para garantizar una buena noche. En enero las temperaturas en Omán son suaves, pero no por ello hay que confiarse: durante la noche nuestro cuerpo se relaja y somos más sensibles a la temperatura. No dormir bien será un problema en las etapas venideras. El saco debe ser ligero y, sobretodo, deberá poder comprimirse al máximo para poder ser transportado en la mochila. Tampoco olvidaremos un frontal y pilas de recambio.

La alimentación es otro punto al que deberemos dedicar la máxima atención. Al margen de cuál sea nuestra dieta – que tendríamos que haber probado antes de la carrera -, deberemos prever cómo vamos a prepararla y qué necesitamos para ello. Cubiertos, algún cazo pequeño que pueda a la vez cumplir como plato y, muy importante, tener pensado y ensayado cómo vamos a prepara nuestra comida. El fuego probablemente formará parte de nuestras necesidades y, por lo tanto, deberemos pensar en cómo obtenerlo. Los más hábiles podrán contar con la posibilidad de recolectar algo de leña para poder encender uno (¡No olvidar un encendedor!), aunque habrá que informarse previamente si el desierto en el que nos vamos a mover ofrece esa posibilidad. La mayoría deberá contemplar la necesidad de cargar con algún tipo de hornillo, lo que representa más peso y una dificultad logística añadida, ya que necesitaremos algún tipo de combustible que, probablemente, no podremos transportar en avión. Un pequeño hornillo de pastillas de alcohol es una buena solución para preparar la comida. Para los que no prioricen el rendimiento deportivo, cargar con algún pequeño extra motivador para dar una alegría al paladar no es mala idea.

Una protección tipo EPI puede ser útil.

Tampoco hay que olvidar es necesario disponer de alguna prenda ligera que nos pueda dar algo de confort en los periodos de descanso. Los monos de protección sanitaria tipo EPI  (“Equipo de Protección Individual”) son una opción ligera y confortable, más allá de que, de forma imperativa, contemplemos la necesidad de disponer de unos calcetines de repuesto para cuidar al máximo nuestros pies. Del mismo modo, algún tipo de calzado ligero y cómodo (unas playeras) es conveniente para descansar los pies tras el esfuerzo de la etapa. Habrá que añadir a todo esto detalles imprescindibles como gorra (con protector del cogote), gafas de sol, crema solar y la conciencia que, aunque deberemos pasar unos días con lo mínimo, eso no implica que debamos estar incómodos o mal alimentados.

Tampoco hay que olvidar que los pies se hinchan con el calor y el ejercicio: atención a la talla de las zapatillas. Y por lo que hace al sol… ¡Camisetas anchas de manga larga harán nuestra vida más cómoda que la manga corta!

¡Disfrutad de la carrera!

 

Sobre la Oman Desert Marathon

Nacida en 2013, la Oman Desert Marathon es una carrera de 165 kilómetros en auto suficiencia en cuatro etapas, incluyendo una nocturna, a través del espectacular paisaje omaní y toda su variedad, desde el oasis de Al Wasil, cruzando el desierto hasta el resort de Al Jawharat. La carrera asegura a los participantes una experiencia única en el más popular y bello país de la Península Arábiga. La carrera tiene lugar en enero para asegurar las mejores condiciones climáticas para los corredores.

Para más información:

Rigel Cedeño
+968 932 55059

media@marathonoman.com

www.marathonoman.com

Texto: ODM
Fotografías: ODM

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies