28-11-2021

THE LONGEST NIGHT “SÓLO PUEDE QUEDAR UNO”

Están los que se reinventan, con la excusa que sea: pandemias, crisis personales, aburrimiento…

Pero también están aquellos cuya mente basa su funcionamiento en el constante reinventarse, en la necesidad de buscar lo nuevo, lo diferente, aquello que como se dice actualmente “nos saque de la zona de confort”.

Marc Fernández corresponde a ese perfil. Después de años entregado al consumo compulsivo de kilómetros a pie, Marc un día decidió ponerse a organizar, una pesada tarea que sólo aquellos que lo hacen o lo han hecho saben qué significa.

De su mente salió “The Bandit” -una carrera innovadora en estos lares- a imagen y semejanza de la popular Barkley y de la que ya hablamos en su momento en el n.95 de nuestra revista.

Esta vez, la semejanza es difícil de encontrar en el calendario de carreras por montaña. A nosotros sólo se nos ocurre una fuente de inspiración que, sin haberlo contrastado con Marc, nos parece acertada: la excelente novela de ciencia ficción “La larga marcha” de Stephen King, que daría sentido al lema de la carrera “Sólo puede quedar uno”.

Pero en este caso no será necesario, como en la novela, pegar un tiro a nadie -los corredores se irán descalificando por sí mismos- y el ganador no será un ídolo adorado por la sociedad.

La idea se basa en una carrera por montaña, en un circuito de 5,7 kilómetros con 270 terribles metros de desnivel.

Hasta aquí, muchos seguramente habrán sonreído condescendientemente por debajo del bigote, pero vamos a empezar a poner condiciones: hay que acumular vueltas al circuito ¿Hasta cuándo? Hasta que sólo quede uno… y siempre y cuando las vueltas al circuito se completen en menos de una hora.

A partir de las 21:00 con la primera salida, se da una nueva salida cada hora, en sentido inverso a la anterior vuelta, y los que están salen, y los que no, pues no (descalificados sin necesidad de tiro). Los que van rápido pueden descansar, los que no… pues eso.

Y hasta que sólo quede uno, que en esta ocasión fue Oriol Antolí, que consiguió completar 17 vueltas –varias de las cuales lloviendo- en las consabidas 17 horas, una por delante de Javi Puit, que consiguió completar 16 y dos por delante de Albert Giné que se quedó en una menos (15).

Un formato interesante para aquellos que quieran poner a prueba su resistencia física y, sobretodo, mental y, además quieran colaborar con una causa solidaria, que en esta ocasión fue el Proyecto Emma para la investigación del cáncer.

 

Texto: redacción

Fotografías: Jordi Santacana

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies