22-09-2021

´Todo el mundo puede hacer la Marathon de Sables´

Josef Ajram, especialista en pruebas de ultraman, participará en su tercer Maratón des Sables con auténticas posibilidades quedar entre lo

post-image

La Marathon de Sables, que empieza el próximo día 29 de marzo y acaba el 4 de abril, es una carrera a pie por el desierto del Sahara en la que más de 800 participantes cubren en seis etapas 230 km de trayecto. Cada participante debe ser autosuficiente y cargar la comida y utensilios para sobrevivir.

El deportista barcelonés, de 30 años, participará en la esta 24º edición de la carrera con un pulsómetro Suunto T6c equipado con el pod de pie y el reloj GPS Suunto X10.

La experiencia humana del Marathon des Sables es la que más motiva al deportista de padre sirio y madre española residente en Barcelona. En su tercera participación, este broker de bolsa por obligación y deportista por vocación tiene claro que la belleza de esta prueba de ultrafondo radica en la solidaridad entre participantes y la autosuperación personal a la que se llega después de realizar un esfuerzo absolutamente extremo. Josef incluso afirma que la verdadera fuerza de cada uno está en sus ganas y que si son suficientes cualquiera puede hacer esta mítica prueba.

P: ¿Qué esperas de tu tercera participación en la Marathon des Sables?

R: Después de haber acabado dos veces y quedar el 24 el año pasado tengo claro que es una carrera que va mucho más allá del deporte. Se trata de una experiencia humana sensacional donde, evidentemente, me quiero clasificar en la mejor posición posible. El año pasado ya estuve a dos etapas del final en el vigésimo puesto y es muy gratificante. Tengo claro que en la Marathon des Sables los 10 primeros son intocables, con seis o siete africanos de alto nivel, o el mismo español Jorge Aubeso, que ha quedado campeón de España en 100 Km. en varias ocasiones.

P: ¿Te ves capaz de ganar algún día?

Parto de la base de que la Maratón de Sables siempre es y será para mí una prueba preparatoria para mis objetivos reales. No me la puedo tomar como un objetivo principal, deportivamente hablando, porque no soy un auténtico corredor, yo me dedico a las ultraman. Si quedo de los 20 primeros será un buen premio, pero la Marathon des Sables realmente me sirve como entrenamiento fuerte de invierno ya que me obliga a correr mucho, hacer esquí de montaña, esquí a fondo, bici, pesas…

Siendo claro y honesto, para mí es inalcanzable la victoria ahora mismo. Pero al menos cada año veo que hay una progresión y que soy muy joven para este tipo de pruebas y por lo tanto queda mucho por mejorar. Yo ahora tengo 30 años y en plena carrera cumpliré 31. La Maratón des Sables es algo que a nivel personal y a nivel currículum da «glamour», no es lo mismo decir que has acabado tres ironman que tres Marathon des Sables.

P. Cada etapa se caracteriza por su propia dureza. ¿Cómo lo afrontas?

R. Todo el mundo sabe que es de las carreras por etapas más duras del mundo, tanto para los que caminan como para los que corren, porque tienes que estar ocho días en régimen de autosuficiencia; es durísimo. Con la experiencia de los dos últimos años yo he tenido clarísimo cuál debía ser mi estrategia. En la primera etapa la gente sale muy rápida, con ansiedad. Yo tengo la cabeza muy fría, sé que en la primera etapa, en circunstancias normales, quedaré bastante atrás respecto a mi posición final, porque la gente que no se ha dosificado ya se levantan cansados.

Mis puntos fuertes son la segunda, tercera y, sobre todo la cuarta etapa que es la más larga de unos 80 km. Mi esperanza es salir entre los cincuenta primeros en la etapa cuatro, porque es algo muy motivante, ya que sales tres horas más tarde que el gran grupo y vas adelantando a mucha gente y viendo todas las historias de los de atrás, porque si no, no ves la prueba. Como anécdota, el año pasado cogí el último clasificado en el kilómetro siete, ¡Un tío que en tres horas hizo siete kilómetros! y ves unas historias… Uno que apenas puede caminar o una mujer muy gorda a la que no habías visto en el campamento… Y para mí esto es el premio, lo más bonito y lo que tengo ganas de hacer, la etapa más larga.

P. El año pasado ibas en grupo en el que incluso estaba el entrenador del Barça B Luís Enrique y este año vas tú solo ¿Echarás de menos a los compañeros?

R. Yo siempre entreno solo, en el 90 por ciento de los entrenamientos de mi vida he estado solo. Ir en un grupo tiene la parte positiva indiscutible, que es la de compartir experiencias, llegar a la jaima y charlar. Pero tiene una parte negativa importante, que es que todos eran principiantes y fue un bombardeo de preguntas, cinco tíos que tienen mil dudas hasta que llegó el momento que les dije «basta». Y, después, hay otra cosa muy absurda que son los piques entre nosotros, a ver quien gana quien … Imagínate, una semana pasando miserias, 230 km por recorrer y encima tengo que preocuparme si quedo delante de aquel o del otro…

P: Pero tendrás una productora de TV haciendo un documental sobre tu participación…

R: Sí, y es una motivación que venga la productora Polar Star Films a hacer un reportaje del evento a través de mi participación. Esto me lo tomo como una responsabilidad, porque ya tengo la experiencia con un documental de Canal+ que me siguió en un ultraman y me ayudó mucho; la presión de la cámara me gusta. Hay una empresa que ha confiado en ti, se han gastado un presupuesto y es un motivo más para vencer las adversidades… Además, este año con la ayuda de Intemperie, Suunto, Isostar y otras marcas yo me siento respaldado.

P: ¿Los de Polar Star Films vienen a seguirte a ti o la carrera?

R: Vienen a transmitir la historia de la prueba en si, el lado humano, pero con un hilo conductor que es mi participación. Ayer leí que participarán corredores desde los 16 a los 71 años, de 39 países, es decir que tienen muchísimas historias para dar un mensaje que considero muy personal: soy un gran defensor de que todo el mundo puede hacer la Maratón des Sables. Lo más interesante de la carrera no son los 10 en cabeza sino las 850 personas que hacen la prueba de manera anónima.

P: ¿Qué te animó a participar?

R: Siempre lo había tenido en mente después de verlo en la típica imagen de los informativos. Y dio la casualidad de que había dos conocidos que la iban a hacer en 2006 y me apunté con ellos. Yo entiendo que es una prueba que cuesta un dineral y que por el mismo precio hay muchas otras experiencias posibles, pero el valor añadido de esta prueba es el volumen de gente que va. Si aquí fueran 50 ó 100 personas no hubiera vuelto seguramente, pero ver todo lo que le rodea, ver las historias humanas, esta es la «chicha».

P: ¿Cómo te organizas los entrenamientos?

R: He hecho un entrenamiento muy parecido al que hago para los ultraman, pero he cambiado la natación por la carrera continua. También he hecho mucha bici y pesas. Cuando en el viaje de ida llegas al aeropuerto de Barajas oyes los comentarios y las marcas en maratón de los participantes son muy buenas y el primer año pensé que quedaría el último. Pero no, porque no es una carrera para corredores, te cuelgas una mochila de 10 kg encima y tienes que tener mucha fuerza en las piernas. La gente, en general, centran sus entrenamientos en correr. Entonces hacen 100, 120 km a la semana y no hacen ni pesas, ni bici, ni nada. Durante los entrenamientos he hecho 420 km de bici, 126 km corriendo y dos sesiones de pesas por semana. La variedad es el secreto de mi entrenamiento. También tengo la confianza de mi material y en lo que respecta a los instrumentos de precisión llevaré un pulsómetro Suunto T6c equipado con el pod de pie y el reloj GPS Suunto X10. El T6c con el sensor de pie lo utilizo para mis entrenamientos diarios y para los días en carrera es muy útil para ir siguiendo mis pulsaciones y para saber mi velocidad y distancia recorrida. El Suunto X10 lo necesito básicamente para conocer mis coordenadas en todo momento a través del GPS y evitar perderme.

P: ¿Qué te aporta personalmente la Marathon des Sables?

R: Una gran experiencia como atleta, madurez mental ante los límites del esfuerzo que luego aplico las pruebas ultraman, humanamente te deja claro que siempre te puedes superar, que todas las metas son alcanzables. También me ayuda a valorar las cosas y la solidaridad entre las personas y sobre todo me gusta porque en estas pruebas de ultrafondo más importante que el resultado es la supervivencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies