26-05-2024

TREPITJA GARROTXA: EL ENCANTO DEL OTOÑO

Hay lugares que tienen un momento perfecto para recorrerlos. La Alta Garrotxa, subcomarca situada al norte de Catalunya – que forma parte de la Garrotxa – con sus cumbres de origen volcánico y sus bosques tiene un momento mágico en otoño. Y es entonces cuando se celebra la Trepitja Garrotxa Solidaria, que ofrece al corredor senderos entre hayedos y robledales con un encanto especial. Incluso en un otoño seco como el que nos ha tocado.

ENTRE AMIGOS

Unos pocos y entusiastas amigos, respaldados por un centro excursionista, el C.E.Olot, con un equipo de voluntarios dispuestos a hacer sentirse cómodo al corredor, es todo lo necesario para organizar, modestamente pero con ganas y dignidad, una carrera de las que crean afición, de las que ofrecen al corredor una experiencia a recordar y en las que el participante se siente bienvenido y bien tratado.

Un paraíso otoñal.

Con carreras los dos días del fin de semana, la fiesta arranca el sábado a las ocho de la mañana con la salida de las pruebas de 84 y 53 kilómetros, el eje central de un evento cuyo sobrante, una vez cubiertos gastos, es destinado de forma íntegra a la Fundació Albert Bosch, dedicada a fomentar la investigación de enfermedades infantiles.

El recorrido es común en las dos distancias hasta el kilómetro 44, en Talaixà, un bonito lugar donde las dos pruebas se dividen: los 53K siguen, a la derecha, el largo descenso hacia la meta, en Oix, y los de los 83K se van, a la izquierda, a recorrer las zonas más aisladas de la comarca, recorriendo bosques y superando desniveles en los que tardarán muchos kilómetros en volver a ver un avituallamiento en una población (Tortellà), porque la comarca de la Garrotxa es, más allá de la hiper frecuentada – pero fantástica – zona de volcanes y hayedos alrededor de su capital, Olot, un territorio poco poblado, cubierto de robles y hayas y con cimas no demasiado altas, pero que ofrecen un mirador excelente a norte y sur, con vistas incluso al mar y en cuyas crestas – en algunos tramos fronterizas – se aprecia la espectacular diferencia de morfología y vegetación entre las laderas sur y norte, en uno de esos recorridos que piden una revisita con más calma, sin la presión del dorsal, para disfrutar de rincones como Beget, el pequeño pueblo que alberga el tercer avituallamiento de las pruebas largas o Talaixà, el lugar mágico donde se dividen las dos pruebas largas.

La cresta del Comanegra, un mirador privilegiado.

El terreno es, en general, técnico (resbaladizo en un otoño normal) sobre todo en los descensos, en los que no se puede bajar la guardia, con tramos realmente bonitos (y agradables) como la cresta que recorre los puntos más altos y más al norte del recorrido uniendo las cimas del Comanegra (1.557 mts) y el Pic de les Bruixes (1.393mts). Parafraseando el título en castellano de la película de Nora Ephron, esa parte en concreto del itinerario es “Algo para recordar”.

Desde un punto de vista deportivo, un joven Sau Domènech se impuso en los 87K en 10h01:50, una marca excelente pero aún por encima de las 9h34:24 establecidas por Marc Ollé en 2021. Siete minutos por detrás entraba Alejandro Villariño (10h08:35) y una hora más tarde Fernando Lozano (11h06:26) completaba el podio masculino de una prueba que era, además, Copa Catalana de Curses de Resistència.

En mujeres, Esther Franch (14h02:22 ¡máster 50!) se impuso con autoridad a sus seguidoras Ludmila Hassan (14h44:23) y Mireia Dosil (14h44:24) que entraron de la mano en meta dejando que fuera la lectura del sistema quien dirimiera el resultado final.

Santi Puig dominó de principio a fin la carrera de 53K con autoridad.

En los 53K, Santi Puig (5h34:28) Enrique Gomis (5h41:29) y Sergi Masip5h49:44) conformaron el podio masculino, mientras que Teresa Mas de Xaxars (7h45:38), Eli Demonjó (7h51:27) y Judit Pascual (7h56:55) hacían lo propio con la categoría femenina en un día que, por fin, fie los más próximo al otoño que hemos podido vivir hasta ahora este año (a pesar de la anormal sequedad del terreno).

Y el domingo es el turno de la velocidad y la iniciación, con las carreras de 23K, 13K y 9K en las que los más rápidos, los más jóvenes y los más tranquilos pueden disfrutar de una cata de lo que el terreno tiene para ofrecer, Un día que amaneció fresco (ya tocaba) y en el que Pep Prats (2h06:28), Joel Vila (2h07:04) y Gerard Martínez (2h09:31) y Aina Cusí (2h27:16), Sara Adroher (2h30:30) y Raquel Bosch (2h41:52) conformaron los podios masculino y femenino en la carrera de 23K. Mientras que en los 13K Oriol Català (1h02:19), Jordi Roura (1h03:48) y Gerard Morera (1h07:07) en hombres y Cristina Solé (1h19:47), Bea Prior (1h21:26) y Carla Pagès (1h25:53) en mujeres coparon los puestos del podio. Y finalmente, Pol Ruiz (0h40:17), Aitor Espinosa (0h40:32) y Ferrna Pradas (0h43:54) en hombres y Laura Lozera (1h00:42), Olga Calm (1h02:02) y Elena Martí (1h05:44) completaron los podios del fin de semana con la carrera de 9 kilómetros.

Ante todo ¡Buen ambiente!

Una novena edición que espera la próxima, la décima, con cambios significativos en el planteamiento de kilometrajes sin que, por ello, el encanto del territorio pierda ni un ápice de su potencial.

Carreras que hacen afición.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
Texto y fotografías: Quim Farrero

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies